Como en familia

Plaza de Santa María en Trastévere (Roma)

Hay lugares donde a Roma se le perdona todo. Con su atasco perenne, las esperas para el autobús y los adoquines destartalados, la capital de Italia llega a ser cruel con quien necesita cruzarla. La reconciliación con su encanto eterno no dura más que la media hora que es necesario dedicar a la plaza de Santa María en Trastévere. El Trastévere no es exactamente un barrio, sino un rione, algo más pequeño y familiar, una especie de hogar para el visitante. Y este rincón representaría el salón, y su cocina: el corazón de la casa, íntimo y, a la vez, abierto a todos.

En el centro de la plaza surge una fuente de mármol, con peldaños perfectos para nuestro objetivo voyeur. Las leyendas ciudadanas cuentan que funciona desde la época del emperador Augusto, lo que hace de ella la más antigua de Roma. A su vera pasa la quintaesencia de la romanidad: camareros sirviendo capuccini y pasta en las terrazas, músicos que tocan los grandes topicazos de la tradición nacional, jóvenes padres cruzando con carrito y compra, intelectuales maduros con su perro de raza y adolescentes extranjeros paseando la resaca de la noche anterior.

basilica di STA. MARI IN TRASTEVERE

También fieles, peregrinos y monjas que entran en la basílica de Santa María en Trastévere, cuyo mosaico dorado de la fachada es uno de los más bellos del mundo.

INTERNO STA MARIA IN TRASTEVERESTA MARIA INTERNO 2

 

Todo el mundo se saluda. Cualquiera es parte de la familia. / LucIa Magi – El Pais “Guía El Viajero” Enero 2017