LOS CIMIENTOS  HISTORICOS  DE LAS PLAZAS EN ROMA

Las plazas en Roma se crean al interior de una ciudad que había sido una metrópoli del Mediterráneo: un centro de dominio de tipo Imperial con una   riqueza urbana en términos de espacios construidos que acogían la propia  cultura.  Esa cultura contenía en su interior una manera espacial de enfrentar la política y la religión, el entretenimiento y el deporte. Los casi 12 siglo, de la Roma Antigua, desde el VIII a.C hasta el V d.C, dejaron una huella en la ciudad de Roma y en la cultura occidental, que se manifiestan en las plazas romanas.  Se expresan de diferentes maneras, ya que las huellas de esa ciudad antigua fueron canceladas por el abandono,   las inundaciones,   la destrucción humana, pero  ello no significa que la ciudad destruyó la memoria.  Es decir, plazas se insertan en una ciudad que contiene en su interior una memoria, política, religiosa y cultural, como asimismo formal, de varios siglos de existencia.

Reconocer esa memoria permite comprender no sólo el origen social del espacio público en la historia, sino que también el objetivo y las razones de la creación de los espacios de encuentro ciudadano en la ciudad de origen.    Roma contiene en su interior teatros, estadios, templos, puertas, acueductos, de ese período de grandeza, que están presentes en cada espacio público. En muchos casos  la razón de existencia de cada plaza es el uso de ese patrimonio histórico para la ciudad presente: Plaza del Panteón

El Panteón,  o “templo de todos los Dioses”, pero en este caso, de los Dioses planetarios, fue construido por el Emperador Adriano, para exaltar la propia ascendencia divina. La salvación de este templo pagano se debe a su   transformación  en un lugar de culto católico, hoy Iglesia de Santa María de los Martires.

img026        img028 La plaza en los años ’70

Plaza Navona,  creada a partir de la existencia del Estadio “agonístico” u olímpico construido por el emperador Domiziano en el siglo I d.C. , es hoy una de las plazas mundanas más importantes de Roma.

estdomizia      13-pianta-nolli-1748

Plaza de Piedra, nace a partir de los restos del templo construido por el Emperador Antonino Pio el año 145 d.C y dedicado a su predecesor, el Emperador Adriano.

153      146

son algunos de los ejemplos más elocuentes de diálogo con ese recurso histórico tangible.

En el próximo capitulo hablarémos de las otras plazas de Roma, de su origen y de su visión actual.